Las vistas de España de Alexandre Laborde


¿Con cuál menester se etiqueta a una persona? ¿con el oficio que ejerce, o con la afición que profesa? Si atendemos al primer criterio, Laborde fue un político del Imperio napoleónico. Si lo hacemos con el segundo, anticuario (y no cualquiera). Su pasión por la arqueología le llevó a escribir algunos de los primeros libros ilustrados de viajes, muy de moda en la época. El libro que nos interesa en esta ocasión es el Voyage pittoresque et historique en Espagne (1806-1820), cuatro volúmenes de gran formato editados gracias al patrocinio del rey Carlos IV, y de su Secretario de Estado, Manuel Godoy.

Los volúmenes contienen cientos de grabados calcográficos con vistas de monumentos arqueológicos y arquitectónicos de todo el país. Hacía medio siglo de los descubrimientos de Herculano y Pompeya, y la excavación de yacimientos arqueológicos se había convertido en el entretenimiento de la nobleza europea. La primera edición fue un éxito, y se agotó inmediatamente (en las siguientes influyó negativamente la Guerra de la Independencia).

Hoy día es fácil encontrar los grabados de esta obra en anticuarios especializados de todo el país. Son fácilmente reconocibles por su gran tamaño (600 x 450 mm aprox), en papel verjurado y leyenda trilingüe (castellano, francés e inglés). El equipo de dibujantes y grabadores que participó fue ingente, y cada obra especifica sus autores. El trabajo de Laborde consistió en la redacción de los textos, labor que hizo con notable erudición y rigor, y la dirección del mencionado equipo de artistas.


VISTA DEL CONVENTO DE GUADALUPE
Dibujo = François Ligier (1755- ¿?)
Grabador = Jean-Jérôme Baugean (1764-1819)
Técnica = Aguafuerte y buril
Publicar un comentario