Grabado de Madrid, siglo XIX



"La Ilustración de Madrid" fue la publicación periódica decimonónica más importante de la capital de España. El grabado que ilustraba sus portadas fue esta xilografía, con una vista ficticia de Madrid. En primer plano se observa el puente de Segovia, junto a vistas costumbristas de lavanderas. El artista ha modificado el emplazamiento original del palacio real y los templos de la Virgen del Puerto y san Francisco el Grande, para acercarlos al puente. También ha introducido la puerta de Alcalá en la composición, que es el único monumento que no pertenece a esta zona de la ciudad.
Muestro una fotografía del mismo paraje, siglo y medio después. Domina el entorno el templo de la Almudena, que comenzó a edificarse en 1879 =



Recetas de antaño = Pan casero

El pan prístino fue ázimo, es decir, no fermentado por la levadura. Era una pasta dura, rocosa, y se hacía con harina de bellota, durante la prehistoria. Los egipcios descubrieron la fermentación. Ésta hace que la hogaza final tenga un cincuenta por ciento de aire, y por ello resulta más esponjoso. El pan fermentado se llama leudado.
Al hacer un buen pan se manejan varias cartas, que hay que saber jugar: el tipo de harina, los microorganismos que fermentan, la temperatura del ambiente y del horno, la humedad del ambiente y de la masa, el control de los tiempos...
En la siguiente serie fotográfica pueden ver la fabricación de pan leudado de harina de trigo =


La tamizadora es una máquina que separa la molienda del cereal en harina, salvado y sémola.


Tiene tres cajones: El primero y más grande, donde caerá la harina (ésta podrá ser más integral o menos). Un cajón más para el salvado, que nos servirá como alimento del ganado. Y otro donde cae la sémola.


La harina resultante la mezclamos con agua y sal para obtener la masa. Al hacerla, podemos incluir un poco de levadura madre en el agua para conseguir un pan más esponjoso (en invierno pondremos más levadura que en verano para conseguir los mismos resultados).


Algunas semillas y frutos que podemos añadir a la masa.


Tras dejar reposar la masa durante unos minutos, que variarán dependiendo de su humedad y de la temperatura ambiente, modelamos las piezas de pan al gusto.


Modelamos, y también "moldeamos", en moldes como en la fotografía.


En este proceso podemos usar una báscula para que todos los panes tengan la misma cantidad de masa.


Mientras tanto, alimentamos el horno con leña...


...hasta que alcance entre 260º - 280º C.


Antes de introducir los panes en el horno, podemos bañarlos en sésamo.


Los panes deben estar en un punto de fermentación y humedad óptimos, antes de hornearlos. Los cubrimos para que no se sequen en exceso, mientras esperamos...


El último paso antes de meterlos en el horno será hacerles unas rajas. Una vez dentro, saldrá aire de la masa, y de esta manera controlamos su salida de manera ordenada =


[Interior del horno]

Olivicultura de antaño: la zaranda


Las zarandas se usaban para separar determinados frutos de la paja u hojarasca, que por su pequeño tamaño no permitían hacerlo a mano. La fotografía muestra una zaranda usada para cribar las aceitunas de las hojas que caían al varear el árbol. Estos artefactos estuvieron en uso hasta que la mecanización de la olivicultura se generalizó en la década de 1980.

Las aceitunas con hojarasca se dejaban caer por el embudo superior, las hojas colaban por el entramado de tirantas, y el fruto ya limpio caía por la parte inferior de la rampa. Antaño las zarandas debían ser transportadas a diario por mulos hasta el lugar de trabajo, porque las almazaras solo compraban la producción libre de impurezas. Hoy  este trabajo de limpieza lo hacen unas máquinas sopladoras industriales en la misma almazara.

Recetas de antaño = Aceitunas aliñadas

Quiero mostrar una de las muchas variantes de aliñar aceitunas que existen en la cuenca del Mediterráneo. El primer paso es mantener las aceitunas en agua, hasta que pierdan el berrinche (acidez). Antaño se aliñaban a porra, es decir, se guardaban en el caldo aliñado sin ponerlas previamente en agua, pero siendo así no estarán listas para comer hasta pasados varios meses. Hoy no es recomendable hacer esto porque el agua, además de la acidez, les quita los restos de plaguicidas.


Las aceitunas pueden servirse enteras, rajadas o partidas. Al echarlas en agua hay que tener en cuenta esto, porque el fruto entero tarda más en perder la acidez que el rajado, y mucho más que el partido. Como referencia, calculen un mes para las aceitunas enteras, y un par de días para las partidas. La fotografía muestra el utensilio usado para rajarlas.


Este otro utensilio se usa para partir las aceitunas.


La fotografía nos enseña una aceituna rajada y otra partida. Además de lo dicho, la textura y sabor final al comerlas depende también de esta circunstancia.


Los ingredientes para aliño presentados en la fotografía son, de izquierda a derecha: laurel, hinojo, romero (sustituible por el tomillo, de sabor más intenso), crujía, limoncillo y ajos (algunos nombres de plantas pueden diferir porque son denominaciones locales).


Se pica todo, partiendo hojas y tallos (cantidad según gustos). El preparado se mezcla con las aceitunas en abundante salmuera (un kilo de sal, para diez litros de agua), y estará listo para comer al día siguiente, o dentro de un mes, según la opción elegida...

Juego = busque el detalle


Descubrir en un detalle de las pinturas del recibidor del edificio Rockefeller la portada del disco Document de R.E.M. me produjo tanta sorpresa, que quisiera transmitir a los lectores de este blog la misma sensación que sentí. Por eso propongo buscarla entre la fotografía que muestro a continuación =


SOLUCIÓN :

Maletas vintage


El día en que comienzan las vacaciones de verano es el día en que se abren cientos de maletas, con destino a tantos lugares... Tantos sitios a donde seguramente han viajado las maletas que presento. Las maletas antiguas están de moda para decorar salones o escaparates, por su aspecto melancólico, mucho más que cualquier otra antigüedad, por el añadido de usarse en viajes que muchas veces se hacían sin intención de retorno...

Alemania y las artes gráficas

No es casualidad que, a día de hoy, la ingeniería gráfica puntera en el mundo se encuentre en Alemania, y que sean los alemanes quienes lideren este sector. Hablando de artes gráficas, el primer invento que viene a la mente es la imprenta, ideada por el alemán Johannes Gensfleisch (como “gans” significa ganso, y “fleisch”, carne, el ilustre personaje cambió su apellido por el de Gutenberg…)

Cuando hablamos de inventos, siempre recordamos objetos, chismes, aparatos, maquinaria… pero a veces los más importantes inventos son intangibles: En 1719, el alemán Jakob Christof Le Blon patenta el proceso de estampación con los tres colores primarios, en planchas de cobre. Aunque esto ya lo había hecho antes otro alemán, Hans Burgkmair, a principios del siglo XVI, con planchas xilográficas. Es la llamada xilografía tonal, método bastante trabajoso porque en cada plancha de madera se tallaba solo la parte correspondiente a cada color de la imagen final, para no tener que pintarlas a mano. Es decir, Burgkmair usaba una plancha por cada color. Sin embargo, Le Blon inventa la SÍNTESIS SUSTRACTIVA DE COLOR, consiguiendo los colores con los tres básicos (en aquel tiempo RYB y no CMYK). Con solo tres planchas crearía todos los colores del espectro, y con ello sienta las bases del sistema de impresión más difundido en la actualidad: el OFFSET.

El otro pilar en el que se basa la técnica offset es la incompatibilidad de la grasa y el agua, proceso que también fue aplicado por primera vez a las artes gráficas por un alemán llamado Aloys Senefelder, cuando ideó, en 1796, la LITOGRAFÍA. Este procedimiento fue bien acogido entre los artistas, ya que permitía al autor dibujar directamente sobre la plancha sin recurrir a grabadores intermediarios, como era requisito en las centenarias técnicas de la CALCOGRAFÍA (por cierto, los primeros grabados calcográficos conocidos datan del año 1450, y también son alemanes…)

Para terminar, hagámosle un guiño a la otra cultura de la que es deudora la estampación artística: la China. Porque en China se inventó la XILOGRAFÍA, allá por el siglo V de nuestra era. Y también la SERIGRAFÍA, pero de esto hace tanto tiempo, que ni siquiera existía Alemania.

Cajas vintage


Una colección de cajas antiguas, de diferentes épocas y estilos, y para distintos usos, puede ser una exquisitez decorativa en cualquier ámbito. Sobre todo casan muy bien con muebles minimalistas.



De lata o cartón, redondas o cuadradas, grandes o pequeñas, y de mil colores, es posible encontrar cajas a buen precio, en todos los estilos del siglo XX (especialmente buscadas son las del modernismo y art-déco):



Muestro un ejemplo que incluso está datado, pues anuncia los Juegos Olímpicos de Munich, en 1972. Se trata de las famosas cajas de lata de Cola Cao:

Una de las más bonitas cajas antiguas que se puedan ver en el cine aparece en la película Mar adentro (Alejandro Amenábar, 2004). Es la caja donde Ramón Sampedro guarda sus poemas de juventud.

Vistas costumbristas de Alexandre Laborde


Viajar sin salir del salón de casa no es algo que inventara la revista National Geographic en 1888. Ya en 1806, el editor Alexandre de Laborde inició una obra enciclopédica llamada Voyage pittoresque et historique en Espagne. Con cientos de ilustraciones y decenas de dibujantes bajo su dirección, podría ser el equivalente de las agencias fotográficas actuales, cuyos reporteros nos enseñan regiones del planeta a las que ni en sueños iremos jamás.

España era un país exótico para el resto de Europa. A mediados del siglo XIX bastantes fotógrafos vinieron a tomar vistas de sus gentes y costumbres. También nacía la fiebre por la pintura costumbrista española, que fue la oportunidad de bastantes artistas oriundos para vender obras al exterior, a través de marchantes. Pero medio siglo antes, Laborde ya se había interesado por España. Sus grabados están centrados sobre todo en vistas de monumentos, pero excepcionalmente se pueden encontrar escenas costumbristas como las que presento, que también ilustraron sus libros.


VISTA DE UN NIÑO DIFUNTO
Dibujo = Dutailly
Grabador = Claude-François Fortier (1775-1835)
Técnica = Aguafuerte y buril


OFRENDA A NUESTRA SEÑORA
Dibujo = Dutailly
Grabador = Claude-François Fortier (1775-1835)
Técnica = Aguafuerte y buril

Las vistas de España de Alexandre Laborde


¿Con cuál menester se etiqueta a una persona? ¿con el oficio que ejerce, o con la afición que profesa? Si atendemos al primer criterio, Laborde fue un político del Imperio napoleónico. Si lo hacemos con el segundo, anticuario (y no cualquiera). Su pasión por la arqueología le llevó a escribir algunos de los primeros libros ilustrados de viajes, muy de moda en la época. El libro que nos interesa en esta ocasión es el Voyage pittoresque et historique en Espagne (1806-1820), cuatro volúmenes de gran formato editados gracias al patrocinio del rey Carlos IV, y de su Secretario de Estado, Manuel Godoy.

Los volúmenes contienen cientos de grabados calcográficos con vistas de monumentos arqueológicos y arquitectónicos de todo el país. Hacía medio siglo de los descubrimientos de Herculano y Pompeya, y la excavación de yacimientos arqueológicos se había convertido en el entretenimiento de la nobleza europea. La primera edición fue un éxito, y se agotó inmediatamente (en las siguientes influyó negativamente la Guerra de la Independencia).

Hoy día es fácil encontrar los grabados de esta obra en anticuarios especializados de todo el país. Son fácilmente reconocibles por su gran tamaño (600 x 450 mm aprox), en papel verjurado y leyenda trilingüe (castellano, francés e inglés). El equipo de dibujantes y grabadores que participó fue ingente, y cada obra especifica sus autores. El trabajo de Laborde consistió en la redacción de los textos, labor que hizo con notable erudición y rigor, y la dirección del mencionado equipo de artistas.


VISTA DEL CONVENTO DE GUADALUPE
Dibujo = François Ligier (1755- ¿?)
Grabador = Jean-Jérôme Baugean (1764-1819)
Técnica = Aguafuerte y buril

Recetas de antaño = Dulce de membrillo


El dulce de membrillo es conocido en algunos lugares de España como carne de membrillo o simplemente carnemembrillo. Con ligeras variantes, se elabora también en el resto de países de la orilla norte del Mediterráneo. Para empezar hay que pelar los membrillos, trocearlos y pesar un kilo.


A un kilo de membrillos le corresponde un kilo de azúcar. Mezclarlo en una olla exprés, con un vaso mediano de agua.


Apagar el fuego tras diez minutos y batir hasta conseguir una crema espesa.


La carnemembrillo estará lista para servir (cuando se haya enfriado)...


El Álbum Vasco de Darío de Regoyos



Esta litografía de Darío de Regoyos pertenece a una serie formada por quince grabados, realizados a finales del siglo XIX. Es un trabajo con influencias del impresionismo que se estaba dando en el norte de Europa, y que Regoyos conoció de primera mano durante su estancia en Bruselas. A esta serie se la conoce como el “Álbum Vasco”, y quedan apenas media docena de colecciones completas (una de ellas en el Museo de Bellas Artes de Asturias, y otra en el Museo del Prado).

La serie se centra mayormente en la vida de las mujeres vascas, en su trabajo y su cotidianeidad (el presente grabado está dedicado a las sardineras). Algún crítico ha querido ver relaciones temáticas entre esta serie y otra llamada “España negra”. Deben recordar que ambas se ejecutaron en la época en que los centroeuropeos estaban descubriendo el exotismo de la España tradicional, y las pinturas sobre el costumbrismo español se cotizaban y estaban muy de moda. Precisamente por ello las series de Regoyos se hacen más interesantes, pues pretenden dar una visión honesta de la realidad peninsular, ya que las obras costumbristas de otros artistas exageraban el folclore, y además lo vestían con una falsa alegría de vivir (en estos tiempos nace la imagen superficial de pandereta que en Centroeuropa se tiene de España).

El impresionismo primaba el color sobre el dibujo, que a veces desaparecía completamente. En unas litografías monocromas esta característica se traduce en un dibujo poco perfilado, y un resalte de lo matérico, con trazos pastosos y burdos.

Revistas antiguas

Me gusta la historia y la fotografía. Ambas aficiones las he unido mezclando mis fotos con portadas de revistas de cada año en concreto, pues ordeno los álbumes según fecha, y no según eventos. Esto me permite tener una hemeroteca muy personal...


Os muestro ejemplos de dos hitos en la historia de España =
La muerte de Franco (álbum de 1975), y el fichaje de Beckham* por el Real Madrid (álbum de 2003)


Las fotos familiares pierden así su excesiva introversión, y ganan muchísimo al ponerse en relación con los acontecimientos que sucedían en la época en que fueron tomadas. Se pueden encontrar revistas antiguas fácilmente en los rastros de segunda mano.

* Entiéndase la ironía...

La mejor oferta: La mejor película de Tornatore


Esta película de Giuseppe Tornatore da una visión del arte desde dos puntos de vista: Por un lado, el mundo del anticuariado y las subastas; por otro, indaga en un personaje con poca afección por las relaciones sociales, y cuya terapia psicológica es la diletancia y el gusto por el arte.

La visión del anticuario que ofrece la película no es una novedad, dando a esta profesión el halo misterioso que tantas obras le han sugerido en el pasado, ya desde los tiempos de Charles Dickens, con su libro La tienda de antigüedades, o el gran filón de Agatha Christie con la arqueología, pasando por películas como Indiana Jones en los '70. Más recientemente el misterioso mundo de las antigüedades ha tomado un cariz más críptico aún, en novelas como El código Da Vinci (Dan Brown, 2003) y sus numerosas secuelas que aún siguen dando éxitos comerciales, tales como El maestro del Prado (Javier Sierra, 2013). Incluso en los videojuegos de aventura gráfica se recurre muchísimo al encanto de las antigüedades y de la historia, mezclándolos con lo paranormal, para conseguir atmósferas muy sugerentes. Un revulsivo exitoso fue la saga Broken Sword (Charles Cecil, 1996-2013) a la que han seguido soberbias secuelas de su mismo estilo como New York Crimes (Pendulo Studios, 2012).

Estas creaciones confunden el misterio histórico que irremediablemente arrastran consigo muchas piezas antiguas, con un misterio más animista o espiritual, aunque se agradece el resultado, en tanto no se abuse. Lamento decir a los amantes de lo esotérico que el trabajo de anticuario consiste en poseer amplios conocimientos de cultura material, para reconocer la época, el origen y uso de la pieza, y determinar si es un objeto común, o al contrario raro e inusual, y por lo tanto caro y buscado por coleccionistas del pasado.

La mejor oferta consigue envolver de misterio este gremio sin contarnos cuentos fantásticos sobre las piezas antiguas, sino de una manera natural, como ya lo hiciera Dickens: los protagonistas de Tornatore equivalen a la pequeña Nell y su abuelo, en aquella novela. Personalidades solitarias potenciadas por el aire nostálgico que da el entorno de una tienda de antigüedades.

Otra película reciente que exploró el anticuariado fue Midnight in Paris (Woody Allen, 2011). En ella el protagonista nos enseña el otro arquetipo de personalidad que se suele relacionar con este oficio: un personaje soñador, que Woody Allen aprovecha para sondear el llamado síndrome de la Edad de Oro, dolencia psicológica que poseen los que piensan que cualquier época pasada fue mejor que la actual.

Recetas de antaño = Migas


Las migas posiblemente son una derivación del cuscús magrebí, con diferentes variantes en la península ibérica. El ingrediente base es el pan. Debe ser pan hecho con trigo blando, que se distingue del pan de trigo duro en que es más denso; no sirve el pan esponjoso, lleno de aire. Además son necesarios los ingredientes de la fotografía, más la sal.


Migamos los panes empapados en agua, tal como muestra la fotografía.


Freímos los ingredientes complementarios.


En ese mismo aceite, caliente y abundante, ponemos las migas humedecidas, y nos armamos de paciencia.


Sin dejar de mover y remover, troceando el pan y los ajos con la paleta, debemos conseguir el color dorado del pan, y una textura de miga más suelta y casi crujiente. Esta operación nunca va a terminar antes de los 25 ó 30 minutos. El fuego no debe estar demasiado suave; es mejor pasarse que no llegar...

Herramientas antiguas de carpintería


En tiempos no tan remotos, cuando aún no existían las máquinas fresadoras y demás aparatos industriales, la carpintería era considerada una artesanía. En la imagen muestro algunas herramientas caídas en el olvido, como sierras de mano, un cepillo, azuelas o una cuchilla de sillero.


fig. 1


 fig. 2

Pueden ver que las sierras tienen dos tipos de dientes. Pues bien, las hojas con dientes homogéneos son del tipo que se estilaba hace más tiempo (fig.1) Esta dentadura se podía amolar, ya que al hacerlo no se perdía la forma de los dientes; tan solo se iba gastando la hoja. En cambio, las hojas con dientes heterogéneos (fig.2) no son aptas para amolar. Esta hoja es más reciente en el tiempo, y es la que se usa hoy en día, al tener un corte más eficaz; aunque con una vida útil menor por la imposibilidad del amuelo. La filosofía del "usar y tirar" también ha llegado a las herramientas...